Saltar al contenido

Dudas sobre el uso de overoles de protección contra COVID-19

mayo 18, 2020

Dudas sobre el uso de overoles de protección contra COVID-19

Hoy más que nunca, existen dudas sobre el uso de trajes de protección por la ciudadanía, por la pandemia, está optando por usar no solo guantes y cubrebocas, sino también overoles para protegerse de virus.

Estas dudas son un indicador de la conciencia de la gente en cuidarse de ser contagiada o de propagar el virus incrementando las estadísticas de enfermos y muertos por COVID-19 alrededor del mundo.

Existen protocolos para ponerse, retirar y desinfectar los trajes de una sola pieza que cubren todo el cuerpo. Por todo ello, no tiene sentido que la gente común los utilice en las calles.

Estos overoles, vestimenta de protección biológica está recomendada solo para el personal de salud entrenado en protocolos porque, quitarse un traje grande sin cuidados causa agitación de partículas e infecta manos y otras partes del cuerpo.

Para la ciudadanía en general se recomienda usar ropa normal, mantener la distancia y tomar las medidas de protección promovidas por las instituciones de salud públicas tales como lavarse las manos y usar cubrebocas en sitios públicos o privados en los que no sea posible mantener una sana distancia de al menos 2 metros con otras personas.

En los hospitales el personal de salud tarda cinco minutos en ponerse el traje de protección y 15 en quitárselo, todo con el fin de evitar que los microorganismos adheridos al overol los afecten.

Para sacarse los guantes se debe seguir una técnica protocolizada de quirófano: tomar el primero por la parte de la muñeca, no de los dedos; jalarlo hacia debajo de tal manera que quede al revés al salir: luego sacar el otro guante cubriéndolo con el que se retiró primero; después de extraerlos desinfectar las manos teniendo cuidado de no tocar nada antes de lavarse correctamente.

Al retirar las gafas debe volver a lavarse las manos, posteriormente procede a quitarse el traje completo y hacer de nuevo la desinfección de manos e igual con el cubrebocas. Una vez retirado todo el equipo de protección, hay que colocarlo en una funda y otra vez desinfectarse las manos. Si por negligencia el personal de salud no cumple correctamente con este protocolo, corre riesgo de contagiarse. Si la ciudadanía en general no tiene contacto con enfermos de coronavirus, no es necesario que use trajes especiales.

Según los especialistas de epidemiología, el problema no es tener el overol, sino como se lo retira el usuario. Este traje puede aumentar en algo la protección en la vía pública, pero puede ser contraproducente su uso si no se sigue un retiro correcto, pues el contagio sería inevitable.

El retiro del overol, cubrebocas y guantes debe ser despacio, vitando movimientos de vaivén. Lo recomendable es desecharlo y en cada elemento retirado desinfectarse las manos para evitar la contaminación de su cuerpo en el proceso.

A la ciudadanía en general se recomienda usar ropa de manga larga, no overoles, puesto que la prenda completa es bastante incómoda para llevarla todo el tiempo.

Los overoles solo deben ser usados por personas que hagan actividades de alto riesgo, como profesionales de la salud que enfrenta un proceso de exposición con pacientes.